Reseña de la película: La rebelión íntima de una mujer

by Eva

Este artículo es una adaptación del informe especial de AQ sobre la crisis educativa.

Cuando se le pregunta si cree en la Virgen María, Clara, la protagonista de la ópera prima de Nathalie Álvarez Mesén, Clara Sola, responde rotundamente: “Puedo hacer lo que me dé la gana”. realidad. Después de todo, Clara es una mujer de 40 años estrictamente controlada por quienes la rodean, con poco o nada que decir sobre sus propios movimientos, salud o incluso ropa. La suya es una vida restringida, y la película íntima de Álvarez Mesén revela lo que sucede cuando estos lazos comunitarios de décadas de antigüedad se deshacen.

En el pueblo rural de Costa Rica donde vive Clara, todo el mundo sabe que es una curandera. Porque puede hacer milagros, su familia y vecinos creen que puede comunicarse con la Virgen María. A instancias de su madre, Clara entretiene a los visitantes, personas enfermas deseosas de sanar. y preside las oraciones comunitarias en casa. El trabajo de una santa es un trabajo de tiempo completo. Cuando tiene tiempo libre, casi siempre la vemos sola, deambulando por la selva tropical. La naturaleza es donde Clara se siente más a gusto. Así que No sorprende que después de años de resistencia silenciosa, sus pequeños actos de rebelión se materialicen con la ayuda de animales, árboles, agua y tierra.

Poco antes de una misa, por ejemplo, Clara decide tumbarse en el suelo embarrado. Cuando pasa a saludar a los demás feligreses con su vestido blanco manchado, su madre se indigna. “La Virgen me dijo que lo hiciera”, ofrece como excusa. Unos días después, al enterarse de que su yegua blanca, Yuca, podría ser vendida, la libera junto a un río. La familia pasa horas tratando de encontrar el caballo, pero su búsqueda es en vano. Yuca queda libre. Las revueltas de Clara lideran La acercan a la naturaleza y, quizás lo más importante, permiten la liberación. Este proceso de liberación se ejemplifica mejor con el impulso más persistente y poderoso que Clara trabaja para actualizar: la expresión total de su sexualidad.

El choque entre el deseo sexual y la libertad está en el corazón de Clara Sola, y en ese sentido, la película de Álvarez Mesén aborda un conflicto cristiano milenario. comienza a masturbarse, la castigan y la obligan a frotarse los dedos con chiles rojos. De acuerdo con la opinión predominante en el pueblo de Clara, su madre la llama “vil” y “repugnante” cada vez que da paso a estos sentimientos sexuales no autorizados. Más Clara debe aspirar más que nadie a emular a la Virgen, esa “Nueva Eva” que reparó el pecado original de la mujer primigenia.

La noción católica tradicional del sexo como contaminado se deriva de la lectura del Libro del Génesis de San Agustín. Para Agustín, la concupiscencia, o libido, se separó de la voluntad humana cuando Adán y Eva comieron del fruto prohibido. Hasta ese momento, como el historiador literario Stephen Greenblatt ha argumentado en The New Yorker, Agustín creía que los humanos eran perfectamente libres, por el único período en toda su historia. Después, en la lectura de Greenblatt, “debido a que espontánea, inexplicablemente y orgullosamente habían elegido vivir no para Dios sino para sí mismos, habían perdido su libertad”.

Clara da la vuelta a esta causa y efecto. Para ella, la lujuria fortalece la libertad, no al revés. A través de una exploración de su sexualidad, adquiere la capacidad de afirmar su individualidad, y esta nueva autonomía inaugura un regreso a la naturaleza que no es inscrito en términos cristianos La invocación de Clara Sola no puede ser más clara: El regreso al paraíso no requiere una purificación de nuestros deseos, exige un abrazo de ellos.

Alvarado es escritor y ex editor asistente en The Atlantic.

You may also like

Leave a Comment